martes, 24 de febrero de 2009

La singularidad tecnológica II

Vernor Vinge es matemático y profesor de la Universidad Estatal de San Diego. Es conocido principalmente como escritor de ciencia ficción. Y tiene su mérito ya que es poco prolífico para tortura de sus fans. Entre 1984 y 2006 solo 5 novelas. Otra de las razones que también le ha reportado fama es por ser un defensor de la teoría de la singularidad. Es indiscutiblemente un visionario y sus libros están llenos de ricas ideas. Aunque ha ganado premios importantes (3 veces el Hugo) no es uno de mis escritores preferidos, aunque eso no significa que no haya leído apasionadamente sus libros. Precisamente sus trabajos sobre la singularidad como The Coming Technological Singularity: How to Survive in the Post-Human Era (1993) o sus novelas ambientadas cerca de la singularidad, es lo que lo hacen más interesante.

Entre sus libros destacaría la serie de las burbujas: La guerra de la paz y sobretodo Naufragio en el Tiempo Real, que nos sitúa en una época post-singularidad (y tranquilos que no destripare nada del argumento sin avisar. Esto es una premisa del principio). Seguramente son mis novelas preferidas. Tras esta serie, vino otra: Un fuego sobre el abismo y Un abismo en el cielo. De estos solo me he leído el primero. Tiene ideas muy interesantes, pero se me hizo pesado, y precisamente el segundo se dedicaba a recrear la parte que menos me gusto, así que ahí esta pendiente de lectura el segundo (en The Pila). Mucho más interesante es la novela corta Acelerados en el Instituto Fairmont dentro del libro El monstruo de las galletas. Aquí nos mete de lleno en un mundo sorprendente, donde nos presenta un futuro cercano y a la vez extraño por el nivel tecnológico que nos presenta, y sobretodo porque la tecnología que presenta es fácilmente reconocible y son cosas que actualmente se están investigando de forma activa (solo hay que darse una vuelta por el MIT). Estas mismas ideas (de hecho esta novela es como un prólogo), serán desarrolladas plenamente en su último libro, Al final del Arco Iris. Aunque es una novela que en mi opinión se queda a medio camino y no llega a desarrollar todo el potencial que promete en sus primeros capítulos, no por ello pierde valor. Todo lo contrario, es una novela que no me cansare de recomendar a cualquiera que tenga ganas de asomar la cabeza a este futuro que se nos viene encima. Aquí desarrolla todas las ideas que han surgido alrededor de la singularidad. Conceptos como la Realidad aumentada, el acceso a la Red en cualquier sitio y su uso constante, la divergencia entre los adultos que les cuesta seguir el ritmo y los adolescentes totalmente volcados y con un dominio perfecto de la tecnología, inteligencia artificial que cobra consciencia (de forma insinuada, eso si), y un largo etcétera. Es realmente fácil sentir vértigo ante el futuro que nos plantea y a la vez ser consciente que lo que presenta se va haciendo realidad poco a poco. Un ejemplo sobre Realidad aumentada (via celularis) que he leido hoy mismo, hace inevitable pensar que no esta tan lejos. Y si no queda claro, vuelvo a recomendar su lectura. Es una buena novela (que no excelente), pero un fantástico retrato del futuro cercano.

Solo como un ejemplo más de sus ideas, en una entrevista de 1993 en La Vanguardia (que ya no esta online) decia: "mis cálculos en la teoría de la singularidad tecnológica me dicen que dentro de 30 años la inteligencia artificial superará al cerebro humano: tendremos PC y redes de ordenadores por todo el planeta que serán más inteligentes que nosotros."

Anteriormente: La singularidad tecnologica



No hay comentarios:

Publicar un comentario